Archivo de la etiqueta: sol

5 cuidados de verano para las plantas

En verano, las plantas necesitan unos cuidados especiales. Debemos estar más alerta por el calor, principalmente, pero también existen otras casuísticas.calendula

  1. Regar a primera hora del día o por la noche, sobre todo si hace mucho calor, pues si la tierra está muy seca el agua puede provocar hongos.
  2. Mira las plantas cada día para ver si necesitan riego o padecen algún síntoma.
  3. No exponer las plantas muchas horas directamente al .
  4. Abonar: además de regar no te olvides de regar. Sin pasarte. Cada 15-21 días suficiente.
  5. Si tienes jardín: recubre partes con Corteza de Pino para que la humedad se retenga más tiempo. Efecto Mulching.
Anuncios

Caléndula: dame sol

Algunas plantas les gusta mucho el sol. Como a la caléndula. Así que es perfecta para tener en el jardín.calendula

Sol y suelo drenado. Las dos condiciones indispensables para que se mantengan espléndidas. Para prolongar la floración, elimina las cabezuelas marchitas.

Vigila con las plagas: mildiu, roya y hongos. Procura no mojar las hojas cuando riegues.

Para abonar te recomendamos un abono universal: ABONO JARDÍN.

Mantenimiento del jardín en junio

Nuestro jardín, balcón o terraza están en plena ebullición. ¿Qué hacer para un buen mantenimiento?balcon_macetas

  1. Regar más asiduamente: el calor aprieta, pero recuerda que el viento también deshidrata las plantas.
  2. Abonar en dosis pequeñas.
  3. Cortar las flores marchitas.
  4. Este mes las rosas descansan. Volverán a florecer.
  5. Primeros tomates en el huerto.
  6. ¿Sol, sombra o semisombra? Según las especies.

El ciclamen: la planta del mes

En diciembre si quieres tener un balcón colorido opta por el ciclamen: blanco, rosa o morado. El color que prefieras. Serás la envidia de tus vecinos. 🙂

Para sus cuidados básicos, sobretodo, que el agua de riego no se quede encharcada pues podriría sus raíces. Así que lo mejor es regarlos por abajo.

Respecto al sol, procura que no le dé directamente muchas horas, mejor una semisombra.

Si la tienes en el interior de casa (aunque es más de exterior si las temperaturas no son muy gélidas), procura que no esté cerca de ninguna fuente de calor, como la calefacción.

Empieza el buen tiempo, ¡plantas, fuera!

El buen tiempo empieza a hacer acto de presencia. Cuando el tiempo pasa de frío a calor no intenso, es una buena época para que las plantas de interior (drácena, cinta…) salgan fuera. Eso sí, debes vigilar que no les dé el sol demasiadas horas, más bien una semisombra y alejadas de corrientes de aire y que la lluvia las pille.

Como las de exterior, mejor regar al atardecer cuando la temperatura baje.

Romero: fácil de propagar y protector

El romero es una de las hierbas aromáticas más usadas en nuestra cocina.

Esta planta es además una gran aliada del jardín, pues se propaga fácilmente por lo que es una especie a tener muy en cuenta en un jardín de dimensiones grandes.

Para que crezca sin problemas necesita sol y un suelo arenoso, bien drenado y con calor.

A parte de su función para condimentar platos diversos, el romero también es un buen protector de las plantas, pues actúa como ahuyentador de plagas.

Golpe de calor en las plantas, ¿qué hacer?

Manchas marrones, flores marchitas e incluso tallos dañados, suelen ser síntomas de un golpe de calor en nuestras plantas. Este fenónemo puede acarrear graves problemas para nuestras plantas –incluso la muerte del ejemplar- si no se actúa a tiempo.

Así que deberemos ir observando nuestro jardín o terrazas para fijarnos si tenemos algún ejemplar en peligro.

El primer consejo es evitar que algunas plantas más delicadas estén muchas horas expuestas directamente al sol, como las camelias, los helechos y las hortensias. En cambio, aguantan muy bien los geranios, petunias, girasoles, aquileas, buganvillas,…

Si no podemos desubicar las plantas que tenemos en pleno sol, deberemos optar por un plan B. Como, por ejemplo, usar acolchados para que el agua del riego no se evapore o bien regar más a menudo. También podemos usar mallas para sombrear la zona con mucho sol o una pérgola; o tirar la cortina en una estancia de interior y evitar poner las plantas demasiado cerca de los cristales de las ventanas.