Archivo de la etiqueta: romero

Planta aromáticas, tus platos te lo agradecerán

Si eres un “cocinitas”; o sea, te gusta cocinar, prueba con plantar tus propias aromáticas para disfrutar de unos condimentos naturales y con mucho gusto. Del tipo perejil, romero, tomillo o menta, son muy fáciles de cuidar. Máplantas aromáticass delicada es la albahaca, por ejemplo.

Usa pequeñas macetas y hazte con sus semillas. Usa el Substrato Plantación, por ejemplo, de FLOWER, indicado para estas especies, y con un poco de cuidado verás como tus platos de cocina recuperarán el buen gusto.

Anuncios

Cultiva aromáticas

Cultivar plantas aromáticas es muy agradecido, porqué las puedes usar en tu cocina, para sazonar tus platos.

Las puedes cultivar en macetas, de manera que las tengas cerca de tu cocina para usarlas. Pero mejor cultivarlas en el exterior. Algunas van bien en el interior de la cocina, pero la mayoría son para exterior. Queda muy bien tener macetas con romero en la cocina, pero no sobrevivirá.

FLOWER te recomienda el Abono Líquido para Medicinales y Aromáticas para abonarlas.

RECUERDA… Necesitan una semisombra (hierbabuena, menta, albahaca) o sol (salvia, tomillo o romero).

Encuentra todas las semillas FLOWER en www.flowersemillas.com

Conserva tus aromáticas

Si te las apuntado al trending de tener culinarias en casa (menta, romero, tomillo,…), ahora es momento que conserves sus últimos brotes.

Corta sus tallos aún con las hojas y déjalas secar. Podrás utilizarlas secas en tus guisos durante todo el invierno.

Romero: fácil de propagar y protector

El romero es una de las hierbas aromáticas más usadas en nuestra cocina.

Esta planta es además una gran aliada del jardín, pues se propaga fácilmente por lo que es una especie a tener muy en cuenta en un jardín de dimensiones grandes.

Para que crezca sin problemas necesita sol y un suelo arenoso, bien drenado y con calor.

A parte de su función para condimentar platos diversos, el romero también es un buen protector de las plantas, pues actúa como ahuyentador de plagas.

Hierbas culinarias: consérvalas

Si te las apuntado al trending de tener culinarias en casa (menta, romero, tomillo,…), ahora es momento que conserves sus últimos brotes.

Corta sus tallos aún con las hojas aromáticas y déjalas secar. Podrás utilizarlas secas en tus guisos durante todo el invierno.

Eso sí, sólo los tallos y deja las raíces en la maceta para que en el próxima primavera broten de nuevo.

Planta aromáticas

Si eres un “cocinitas”; o sea, te gusta cocinar, prueba con plantar tus propias aromáticas para disfrutar de unos condimentos naturales y con mucho gusto. Del tipo perejil, romero, tomillo o menta, son muy fáciles de cuidar. Más delicada es la albahaca, por ejemplo.

Usa pequeñas macetas y hazte con sus semillas. Usa el Substrato Plantas Aromáticas de FLOWER, especialmente indicado para estas especies, y con un poco de cuidado verás como tus platos recuperan el buen gusto.

Cuidar las aromáticas: resistentes, pero no tanto.

Las plantas aromáticas no suelen tener demasiados problemas con las enfermedades y plagas. Aún así, algunas condiciones ambientales pueden desencadenar algunos problemas. Hongos, insectos, malas hierbas,… son algunos de sus enemigos.

Hongos: evitar la humedad alta

Las humedades altas favorecen la aparición de hongos en las plantas aromáticas. Las primeras señales son en forma de manchas marrones o bultos.

Insectos: controlarlos

Los ataques de insectos en aromáticas más frecuentes y peligrosos son las cochinillas, el pulgón o la mosca blanca. Ya sea por ataque directo o si las plantas colindan con otras especies del jardín. Así que tras los primeros síntomas, lo mejor será prevenir y si no es posible, curar.

Malas hierbas: ¡fuera!

Suele ser en primavera cuando proliferan las malas hierbas en las aromáticas, sobretodo si éstas están plantadas en el jardín o grandes macetas. En este caso, lo mejor hubiera sido acondicionar la zona con una malla para evitar el crecimiento de las malas hierbas. Si no, debemos ir revisando la zona y arrancar las malas hierbas en cuánto las veamos.

Abonar: específico

Para que nuestras aromáticas – de consumo o decorativas- crezcan sanas, lo mejor será abonarlas con un producto específicamente desarrollado para ellas. Como el Abono Aromáticas de FLOWER, que incorpora fertilizante orgánico natural que favorece la producción por parte de la propia planta de sustancias medicinales y esencias naturales.

LO PEOR: que pasen frío

En invierno, debemos tener muy en cuenta que nuestras aromáticas del exterior no pasen frío, pues su recuperación será lenta. Si están en macetas, resguárdalas en el interior; y las plantas directamente al suelo o en grandes macetas, cúbrelas con plástico.