Archivo de la etiqueta: riego excesivo

10 errores más comunes en el cuidado de las plantas

Sabemos por experiencia que el cuidado de las plantas no requiere de mucha profesionalización. Pero tampoco se trata de regarlas y listos. Hay cuidados básicos -unos 10– que debes tener en cuenta. O lo que es lo mismo: habitualmente los aficionados a la jardinería doméstica comenten 10 errores que provocan que las plantas no se desarrollen adecuadamente.

¡Vamos allá! ¿Nos sigues?

1. No preguntar

¿Vas al centro de jardinería y compras las plantas a lo loco, sin fijarte? 

Pues mal. En primer lugar, debes saber qué plantas y flores compras. Y luego pregunta sus cuidados más básicos. De esta manera, sabrás donde plantarlas, si son adecuadas para tu casa o jardín…

Así que… empieza por preguntar.

2. Regar demasiado

¿Creo que esta semana o mes no he regado las plantas? Pues venga, ¡a regar!

Y a lo mejor ya es la segunda vez. Un riego excesivo hace que las raíces se pudran -sobretodo si la maceta o contenedor no tienen agujeros para filtrar el agua sobrante.

Qué tener en cuenta para el riego:

Plantas Interior:  Por lo general, 1 vez a la semana en primavera-verano y una vez cada 15 días en otoño-invierno.  O bien: cuando el substrato se seque.

Plantas Exterior:  Por lo general, 1 vez a la semana en primavera; 2 en verano -o más, si hace mucho calor; 1 vez cada 15 días en otoño y una vez a mes en invierno -cuidado con las heladas.

3. Regar poco

Creo que ya regé las plantas hace un par o 3 días. Pues nada, me siento al sofá.

Pues tampoco esta actitud es muy beneficiosa para la plantas y flores.

Si no te acuerdas de cuándo las riegas, apúntatelo en un calendario. 😉

4. Cambiar de ubicación

Voy a cambiar las plantas y muebles de comedor. 

Y entonces lo cambias todo de sitio. Si a una planta le va bien un rincón del comedor, o del recibidor,… No la cambies.

Si funciona, no cambies de sitio a la planta.

5. Luz, sol directo o indirecto

Va pongo la planta a pleno sol que seguro que le va. 

Pues no. Debes saber si le conviene el sol directo, la sombra, la semisombra o la luz indirecta.

Así que: Punto 1: Pregunta.  😉

6. Abonado

¿Abonar las plantas? No, no hace falta. 

¡¡Error!! Sí que hace falta darles nutrientes -abonar- a las plantas. Unas más que otras, pero a casi todas les viene bien.

Para la próxima primavera, mira este vídeo para el primer abonado primaveral:

VIDEO Abonado Primaveral: http://bit.ly/AbonadoPrimaveral

Así que: punto 1. Pregunta.  😉

7. Substrato

¿Este substrato sencillito servirá, verdad? 

Pues, no. Algunas plantas requieren una composición especial en el substrato: más ácido, con materia orgánica,… Así que mira qué caractertísticas necesitan.

Y también es importante renovar el sustrato de vez en cuando, pues se desgasta del riego.

Cómo renovar el substrato

Gama substratos

Así que: punto 1. Pregunta.  😉

8. Plagas, ¿qué es esto?

¿Plantas enfermas? Ni idea.

O sea: no sabes indentificar si una planta está enferma. Y entonces, te la miras, sin compasión y piensas: “¿Y a ésta que le pasa?”. Pues nada que ha cogido un hongo, le han atacado los ácaros o algún insecto.

Primer paso: fíjate en el color de las hojas, cara y revés; y en las flores.

Este dibujo te puede inspirar.

9. El trasplante

¿A qué mola esta planta tan grande? Y en la maceta original, ¿eh?

Efectivamente, las plantas nacen, crecen, se reproducen y si no las trasplantas… pueden morir.

Periódicamente, las plantas que albergues en macetas se deben trasplantar.

Algunos consejos para el trasplante:

Época: Mejor en primavera.  También puedes hacerlo a principios de otoño.

Maceta: Siempre un tamaño superior al actual. No mucho más grande

Pasos para el trasplante:

1. Mejor si el substrato está seco, así será más fácil que la planta salga de la maceta.

2. Poner un poco de substrato en el nuevo contenedor y colocar la planta. Rellenar con más substrato.

3. Regar.

10. No preguntar

Pues eso. Preguntar abre puertas, ventanas y mucho más. Así que pregunta. 🙂

 

 

Anuncios