Archivo de la etiqueta: plantas interior

Cuidados del Ficus

Puede que tengas un ficus en casa, ¿verdad? El ficus es una de las plantas de interior más conocidas. Muchos aficionados a la jardinería tienen un ejemplar en casa.

¿Y es difcícil de cuidar? No, no es precisamente una variedad que requiera muchos conocimientos o tareas particularmente dificultosas. Así que si tienes un ficus en tu vida, pone uno. 😉

LO MEJOR DEL FICUS:  Según un estudio de la NASA, el ficus se trata de una de las plantas que purifican el aire de nuestro hogar.

Cuidados básicos del Ficus

Sigue estos sencillos consejos para el cuidado del ficus.

Característica principal: En pocos años puede crecer mucho.

Substrato: de calidad.

Ubicación: interior con luz.

Temperatura: entre 13 y 24ºC

Riego: Cuando el substrato esté seco.

Abonado: Cada 15 días con un abono equilibrado.

 

Los errorres más comunes en las plantas de interior

Durante el cuidado de las plantas de interior, debemos tener en cuenta algunos consejos muy sencillos para que el cultivo sea todo un éxitos.

Estos son los 6 errores más comunes que cometemos en el cuidado de las plantas de interior:

  1. No preguntar: Cuando compres pregunta el nombre de la planta y sus cuidados más esenciales.
  2. Regar demasiado o demasiado poco: El riego siempre debe ser el justo.
  3. Ubicación errónea: No te olvides de saber si la planta necesita mucha o poca luz, y si le perjudica el sol directo.
  4. Temperatura: Comprueba que demasiada calor o frío le afecte negativamente.
  5. No trasplantar: Un trasplante siempre salva vidas. 😉
  6. No abonar: A veces no  basta con regar.

Más consejos sobre los errores en plantas de interior: http://bit.ly/Errores-PlantasInterior

Más CONSEJOS sobre PLANTAS DE INTERIOR

Si te gustan las plantas de interior te aconsejamos que leas estos dos posts:

PLANTAS DE INTERIOR QUE NECESITAN POCA LUZ http://bit.ly/Plantas-Poca-Luz

PLANTAS DE INTERIOR QUE NECESITAN POCA AGUA http://bit.ly/Plantas-Poca-Agua

 

Anuncios

6 errores comunes en el cuidado de las plantas de interior

Seguro que en tu hogar dispones de varias plantas de interior. A veces son puede parecer que porqué son de interior su cuidado es más fácil.

Como no hay inclemencias meterológicas, puede parecernos que los cuidados de las plantas de interior son menores. ¡ERROR! También necesitas sus cuidados.

Te comentamos cuáles son los 6 errores más comunes en su cuidado.

6 errores comunes en plantas de interior

1. No preguntar qué especie es.

Habitualmente, puede que funcionemos así. Vamos a un centro de jardinería, compramos la planta y flor que más nos gusta, pagamos y a casa. Pero… ¿qué planta es? ¿Es realmente de interior? ¿Qué cuidados básicos necesita? ¿Le gustará el sol?

El primer error es no preguntar. Así que pregunta. 😉 Y te ahorrarás algún disgusto.

2. La cantidad de riego

Se trata de uno de los errores más comunes. A veces regamos por exceso y otras, por defecto. Las plantas son muy finas: el riego debe ser el justo, sin pasarse.

Así que, si no nos acordamos de cuándo regamos, una idea es apuntarlo en un calendario.

Qué pasa cuando…

Regar demasiado: pudre las raíces.

Regar poco: no se desarrollará suficiente.

El segundo consejo es regar lo justo y necesario. Y cada planta puede tener su cantidad justa. Pero mejor no pasarse, que regar demasiado.

MÁS CONSEJOS: 5 plantas de interior que necesitan poca agua.

3. Ubicación no adecuada

La ubicación de la planta es también un aspecto importante a la hora que se desarrolle adecuadamente.

Dos de los aspectos de su ubicación son:

Luz: Algunas plantas de interior no les afecta el sol directo, pero a otros solo les va bien que estén iluminadas pero con sol indirecto. Tengo en cuenta.

Corrientes de aire: Asegúrate que tus plantas de interior no estén en zonas de corrientes de aire.

MÁS CONSEJOS: 5 plantas de interior que necesitan poca luz

4. Temperatura.

Algunas plantas son muy delicadas con las temperaturas. Así que asegúrate que no está en un lugar donde la temperatura le afecte negativamente.

5. No trasplantar a tiempo.

Es importante saber cuándo trasplantar un planta de interior. Habitualmente, debemos fijarnos si las raíces sobresalen mucho de los agujeros de la maceta. En este caso, debemos trasplantar.

Muchos aficionados creen que el trasplante debe ser anual. Pero no tiene porqué ser así. Fíjate en las raíces. 😉

6. No abonar.

“Pues yo abono y ¡listo”. Bueno, puede ser una opción. Pero en época de crecimiento un poco de nutriente no viene mal.

Y además, si el abono es específico para cada especie de planta, mucho mejor. Porqué existe un abono para cada planta según sus necesidades. 😉

Lo mismo pasa con los sustratos. Con el riego y los abonos, la tierra -substrato- de las plantas se desgasta. Así que un vez al año -cuando trasplantes será genial- renueva el substrato. O añade un poco más en las capas superficiales. 😉 Y si usas un substrato para cada planta -verde, con flores, cactus, orquídeas,…- mucho mejor.

Un substrato para cada planta.

CONSEJO SUPERLATIVO: Sobretodo pregunta qué planta es y sus cuidados básicos. 😉

 

5 plantas de interior que necesitan poca agua

¿Sabes que el exceso o el defecto de riego es uno de los errores más comunes en el cuidado de las plantas?  Si eres de los o las que te descuidas regar tus plantas y, por consiguiente, empiezan a decaer, tener mal aspecto,…

Tenemos la solución para ti. Te recomendamos 5 plantas de interior que necesitan poca agua.

Aloe Vera

Como cactus que es, es evidente que no requiere mucho riego.

Tanto si cultivas el aloe vera en maceta o plantada directamente en el suelo, debes saber qué…

Interior o Exterior: Ambos. Ten en cuenta la temperatura que resiste.

Suelo: Drenado, no puede encharcarse con el agua de riego.

Substrato: Rico en materia orgánica.

Temperatura: La temperatura más idónea para el aloe está entre los 17 y 27 ºC. Evita  temperaturas bajas de menos de 10 ºC.

Riego: Conviene que esté bien hidratada pero sin pasarse. Si la cultivas en maceta, mejor regar y evacuar el agua sobrante.

Abono: No requiere mucho abonado, pero si la ves débil puedes usar un fertilizante para plantas crasas.

Propagación: Si quieres tener más plantas de aloe, deja que los hijos que van surgiendo crezcan. Cuando alcancen los 20 cm, córtalos con cuidado y plántalos.

Conoce más sobre el Aloe Vera en ‘Aloe Vera: cuidados y falsos mitos’

Potos

Se trata de una de las especies más agradecidas para tener en el interior de casa. ¿Por qué? Necesita pocos cuidados y poco riego, cada 2 semanas.

Luz: Altapotos

Substrato: Universal FLOWER

Abonado: Cada mes Abono Plantas Verdes

Dificultad: Fácil.

Enfermedades más comunes:

Kalanchoe

Otra planta de interior que con poco riego le bastará: la kalanchoe.

Riego: escaso, evita que se encharque pues no tolera demasiada agua.

Luz: no pasa nada que no esté en un lugar poco iluminado, pero mejor con luz del sol, sin ser kalanchoedirecta.

Temperatura: soporta temperaturas de hasta 10ºC, pero mejor no bajar de esta cifra.

Abonado: Una vez al mes será suficiente (Abono Universal).

Características: resistente, puede ir al exterior con climas templados y colorida por sus flores.

 

Sansaviera

Se trata de un cactus que crece verticalmente. Un gran clásico de muchos hogares.  O sea, poca agua.

Luz: Naturalmente, no le importa que no tenga mucha luz, y es mucho mejor que no le dé el sol directo.

Temperatura: 13-24 ºC

Riego: Con poca agua será suficiente. No abusar del riego porqué podría podrir las raíces. Así que debemos fijarnos que tenga un buen drenaje.

Abonado: No necesita mucho abono. Puedes abonar la planta 1 vez al mes o cada 2 meses. Será suficiente. Abónala con un fertilizante para cactus.

Sustrato: usa un substrato de calidad.

La Sansaviera se la conoce también como lengua de tigre.

 

Pata de Elefante

Se trata de una planta suculenta que, como en el caso de los cactus, tiene un depósito de agua dentro de su tronco. Así, que con poco riego le bastará.

Riego: Regar cuando el substrato se seque.

Luz: En espacios muy luminosos

Temperatura: 16-21ºC (puede aguantar 3-6ºC)

Maceta: Mejor baja y ancha.

Corriente de aire: Cuidado con las corrientes de aire. No les gustan.

Trasplante: En primavera. No enterrar la parte hinchada del tronco. 😉

 

Así que ya no tienes excusa. Puedes tener plantas de interior en tu casa que no necesiten mucho riego.

 

 

5 plantas de interior que necesitan poca luz

¿Tienes un rincón de casa con poca luz y no sabes qué planta colocar en él? No te preocupes, hay plantas verdes y plantas con flores que pueden desarrollarse sin problema en lugares con poca luz.

Una de las pautas a seguir es que son plantas con follaje oscuro. Ello ya indica que con poca luz tienen suficiente.

¿Quieres saber cuáles son estas 5 plantas de interior  que necesitan poca luz? Acompáñanos y te explicaremos sus cuidados básicos.

Sansaviera

Espatifilo

La conocerás porqué es una planta de interior muy apreciada por sus flores blancas. Puedes ubicarla en el comedor, recibidor, el despacho,… Un lugar que aunque no tenga mucha luz natural podrá sobrevivir. Importante que no le toque el sol directo, o tan solo un ratito.

Luz: Naturalmente, no le importa que no tenga mucha luz, y es mucho mejor que no le dé el sol directo.

Temperatura: entre 16-21ºC

Riego: sólo cuando el substrato esté seco. No empapar porqué podría perjudicar las raíces.

Abonado: cada 20 días o incluso una vez al mes. Abónala, por ejemplo, con el abono PLATINUM o cualquier otro universal.

Substrato: usa un substrato de calidad como el Platinum 10.

Sus flores blancas le profieren una planta muy elegante para cualquier rincón de casa.

Sansaviera

Se trata de un cactus que crece verticalmente. Un gran clásico de muchos hogares. Entrada de casa, recibidor del piso, patio,… son lugares perfectos para este planta de interior de cuidados básicos.

Luz: Naturalmente, no le importa que no tenga mucha luz, y es mucho mejor que no le dé el sol directo.

Temperatura: 13-24 ºC

Riego: Con poca agua será suficiente. No abusar del riego porqué podría podrir las raíces. Así que debemos fijarnos que tenga un buen drenaje.

Abonado: No necesita mucho abono. Puedes abonar la planta 1 vez al mes o cada 2 meses. Será suficiente.

Sustrato: usa un substrato de calidad.

La Sansaviera se la conoce también como lengua de tigre.

Filodendro

Otro de los clásicos de entradas de casa y patios. Su gran follaje verde da la bienvenida a cualquier visitante que venga a nuestro hogar.

Luz: Naturalmente, no le importa que no tenga mucha luz.

Temperatura: Aguanta temperaturas altas.

Riego: Riego moderado, tanto en invierno como en verano.

Abonado: No necesita mucho abono. Puedes abonar la planta 1 vez al mes, en verano y cada 2 meses. Será suficiente.

Sustrato: usa un substrato de calidad

Dracaena

Es seguramente una de las plantas de interior que más embellencen cualquier rincón del hogar, como el comedor.

Luz: La luz natural no le importa.

Temperatura: 20-25ºC

Riego: Riego moderado, sin abusar. El encharcamiento no le favorece. Pero si padecen sed, se les secarás las puntas de las hojas.

Abonado: Una vez al mes será perfecto. Y mejor con un abono para plantas verdes.

Sustrato: usa un substrato de calidad

La Dracaena tmbién se considera una planta purificante del aire. Así que… es una buena opción.

Helecho

Un buen lugar para esta planta de interior es el cuarto de baño, porqué es húmedo. Sobretodo se deberia evitar las zonas con corriente de aire para el helecho.

– Luz: Mejor que no le dé el sol directo.

-Temperatura: en verano, la ideal es 21ºC; en invierno toleran hasta 16ºC (para los helechos de interior).

-Riego:  Le gusta la humedad, así que no le falte agua. En el interior, será bueno que también se realicen pulverizaciones con agua si el ambiente es seco.

-Abonado: Sería ideal un abono para planta verdes. Contienen un plus de hierro, lo que favorece que las hojas luzcan más verdes.

-Substrato: Le va muy bien los substratos porosos, que contengan mantillo y turba. Por ejemplo, un sustrato premium.

 

Estas son 5 plantas de interior que puedes ubicar en zonas con poca luz natural, pero que lucirán muy bonitas.

 

 

 

Cuidados de la Clivia

La Clivia es una las plantas de interior que solemos ver en patios y entradas de la las casas. Si por algo gusta es por sus flores de color naranja, blanco, lila,… Aportan elegancia y belleza.

Consejos básicos

La Clivia es un planta que no requiere muchos cuidados. Tampoco es dificultosa de cuidar.

Aquí algunos consejos para que luzca hermosa allá donde se ubique.

Luz: Media. Sol no directo.

Temperatura: Entre 17-21 ºC, puede aguantar los 5-7 ºC.

Ubicación: En interior o lugares ombríos si está en el exterior. Protegida del calor extremo en verano y del sol directo.

Riego: Cada 2 semanas. Aguanta muy bien la falta de riego.

Substrato: Un sustrato universal será perfecto

Abonado: Cada mes o un poco más. Un fertilizante universal será suficiente.

Dificultad: Media.

Enfermedades más comunes: Cochinilla (Anticochinillas), antracnosis (Fungicida)

Truco para que florezca la Clivia

Lo más importante de la Clivia son las flores.  Así que debes tener en cuenta algunos aspectos para que año tras año florezca.

La Clivia florece en primavera. Así debe pasar el invierno:

  •  Que pase un poco de frío en invierno.
  • En invierno: ponerla en el exterior, a temperaturas alrededor de los 10ºC
  • No regar durante otoño e invierno.
  • Tras el otoño-invierno, ubicar en el sitio adecuado y empezar a regar.

De esta manera, habremos hecho invernar a la Clivia y ‘despertará’ con flores en primavera.

2 consejos después de la floración

Tras la floración, cuando las flores se marchiten, dos consejos:

  • Debes cortar el tallo para que el año siguiente florezca.
  • Si no cortas el tallo, acabará dando frutos. Si los abres encontrarás sus semillas que puedes sembrar para obtener nuevas plantas.

Así que… Tú decides: que vuelva a florecer o aprovechar para sacar semillas y poder disfrutar de más Clívias.

MÁS CONSEJOS:

Por qué las hojas verdes se vuelven amarillas y cómo solucionarlo

Consejos otoñales para las plantas de interior.

Anturio: cuidados y consejos

El Anturio (Anthurium) es una de las plantas de interior más conocidas por los aficionados a la jardinería. Sí, la de las flores rojas. Pero existen otros colores para esta bella planta.

Si tienes una casa o te gustaría incorporarla en tu hogar, compartimos contigo las características básicas del Anturio y los cuidados más importantes para un desarrollo exitoso.

Descubre todo lo que querías saber sobre el Anthurium.

Consejos básicos para su cuidado

– Luz: Lugar muy luminoso; sin sol directo.

Temperatura: Entre 15-28ºC.

Riego: Sólo cuando el substrato esté seco. Pulverizar con agua también las hojas.

Abonado: Cada 15 días en primavera y verano. Abónala, por ejemplo, con el abono Platinum o cualquier otro específico para plantas con flor.

Substrato: Usa un substrato de calidad como el Platinum 10.

Cómo limpiar el polvo de las hojas y flores

Las plantas de interior, como en el caso del Anturio, suelen llenarse de polvo. Y entonces ya no lucen tan bonitas, ¿verdad?

Limpiar las hojas de polvo y devolverles su brillo es muy fácil, aunque requiere una cierta paciencia. Con dos pasos lo conseguirás:

  • Humedece un trapo con agua y pásalo por las hojas, y con mucho cuidado por las flores.
  • Abrillántalas con productos específicos para un Brillo Natural.

¿Cuáles son los beneficios de usar un producto abrillantador?

Realza los tonos verdes de las hojas y elimina las manchas de cal. Además suelen venir con formato spray, así que conseguimos aplicar el producto de manera uniforme por toda la planta.

Cuándo trasplantar el Anturio

Cuando salgan las raíces por los agujeros de la maceta – no la tengas en una maceta sin agujeros pues acumulará agua en las raíces y éstas se pudrirán- es momento de trasplantarla.

Usa una maceta más grande, pero no mucho más grande. Es desaprovechar el espacio. 😉

Si las hojas se amarillean, marchitan y caen, ello puede significar que ha sufrido una corriente de aire o un cambio brusco de temperatura. Ten en cuenta, que como muchas plantas de interior, no toleran que su temperatura cambie drásticamente.

SABÍAS QUE el Anturio

A las flores de Anthurium se le atribuían poderes afrodisíacos. También se ofrecía como símbolo de fertilidad a las chicas que querían quedarse embarazadas.

¿Por qué? La forma de la flor en forma de corazón y el centro de ésta, que se relacionaba con el órgano sexual masculino.

 

10 errores más comunes en el cuidado de las plantas

Sabemos por experiencia que el cuidado de las plantas no requiere de mucha profesionalización. Pero tampoco se trata de regarlas y listos. Hay cuidados básicos -unos 10– que debes tener en cuenta. O lo que es lo mismo: habitualmente los aficionados a la jardinería doméstica comenten 10 errores que provocan que las plantas no se desarrollen adecuadamente.

¡Vamos allá! ¿Nos sigues?

1. No preguntar

¿Vas al centro de jardinería y compras las plantas a lo loco, sin fijarte? 

Pues mal. En primer lugar, debes saber qué plantas y flores compras. Y luego pregunta sus cuidados más básicos. De esta manera, sabrás donde plantarlas, si son adecuadas para tu casa o jardín…

Así que… empieza por preguntar.

2. Regar demasiado

¿Creo que esta semana o mes no he regado las plantas? Pues venga, ¡a regar!

Y a lo mejor ya es la segunda vez. Un riego excesivo hace que las raíces se pudran -sobretodo si la maceta o contenedor no tienen agujeros para filtrar el agua sobrante.

Qué tener en cuenta para el riego:

Plantas Interior:  Por lo general, 1 vez a la semana en primavera-verano y una vez cada 15 días en otoño-invierno.  O bien: cuando el substrato se seque.

Plantas Exterior:  Por lo general, 1 vez a la semana en primavera; 2 en verano -o más, si hace mucho calor; 1 vez cada 15 días en otoño y una vez a mes en invierno -cuidado con las heladas.

3. Regar poco

Creo que ya regé las plantas hace un par o 3 días. Pues nada, me siento al sofá.

Pues tampoco esta actitud es muy beneficiosa para la plantas y flores.

Si no te acuerdas de cuándo las riegas, apúntatelo en un calendario. 😉

4. Cambiar de ubicación

Voy a cambiar las plantas y muebles de comedor. 

Y entonces lo cambias todo de sitio. Si a una planta le va bien un rincón del comedor, o del recibidor,… No la cambies.

Si funciona, no cambies de sitio a la planta.

5. Luz, sol directo o indirecto

Va pongo la planta a pleno sol que seguro que le va. 

Pues no. Debes saber si le conviene el sol directo, la sombra, la semisombra o la luz indirecta.

Así que: Punto 1: Pregunta.  😉

6. Abonado

¿Abonar las plantas? No, no hace falta. 

¡¡Error!! Sí que hace falta darles nutrientes -abonar- a las plantas. Unas más que otras, pero a casi todas les viene bien.

Para la próxima primavera, mira este vídeo para el primer abonado primaveral:

VIDEO Abonado Primaveral: http://bit.ly/AbonadoPrimaveral

Así que: punto 1. Pregunta.  😉

7. Substrato

¿Este substrato sencillito servirá, verdad? 

Pues, no. Algunas plantas requieren una composición especial en el substrato: más ácido, con materia orgánica,… Así que mira qué caractertísticas necesitan.

Y también es importante renovar el sustrato de vez en cuando, pues se desgasta del riego.

Cómo renovar el substrato

Gama substratos

Así que: punto 1. Pregunta.  😉

8. Plagas, ¿qué es esto?

¿Plantas enfermas? Ni idea.

O sea: no sabes indentificar si una planta está enferma. Y entonces, te la miras, sin compasión y piensas: “¿Y a ésta que le pasa?”. Pues nada que ha cogido un hongo, le han atacado los ácaros o algún insecto.

Primer paso: fíjate en el color de las hojas, cara y revés; y en las flores.

Este dibujo te puede inspirar.

9. El trasplante

¿A qué mola esta planta tan grande? Y en la maceta original, ¿eh?

Efectivamente, las plantas nacen, crecen, se reproducen y si no las trasplantas… pueden morir.

Periódicamente, las plantas que albergues en macetas se deben trasplantar.

Algunos consejos para el trasplante:

Época: Mejor en primavera.  También puedes hacerlo a principios de otoño.

Maceta: Siempre un tamaño superior al actual. No mucho más grande

Pasos para el trasplante:

1. Mejor si el substrato está seco, así será más fácil que la planta salga de la maceta.

2. Poner un poco de substrato en el nuevo contenedor y colocar la planta. Rellenar con más substrato.

3. Regar.

10. No preguntar

Pues eso. Preguntar abre puertas, ventanas y mucho más. Así que pregunta. 🙂