Archivo de la etiqueta: plantación

Huerto urbano: tareas del mes

Ahora es tiempo de plantar habas, rabanitos, lechuga y espinacas en tu huerto hogareño. Prueba con nuestro Substrato Hortícolas para empezar con tu propio huerto.

En un saco, puedes plantar 6 lechugas y unas cuantas espinacas. Prueba con ello y luego ya te atreves con las habas, que son un poco más complicadas para iniciarse.

Este mes en tu huerto también: poda los frutales, prepara los bancales para nuevas plantaciones, regar lo sembrado, abonar la tierra o echarle un poco de Compost para enriquecerla.

Piensa ya en la próxima primavera

Aunque en breve estaremos a las puertas del invierno, podemos ya pensar en nuestras plantaciones de primavera.

Jacintos, tulipanes, narcisos,… Es el momento de programar la plantación de bulbos. Consejos:

– Elige buenos ejemplares: mira que los bulbos estén bien.

– Cava un hoyo grande.

– Planta los bulbos a una profundidad de 2-3 veces su tamaño.

– Cúbrelos con tierra.

– Apisona el suelo, pero sin pisar, con la parte de atrás de un rastrillo.

Y en primavera… ¡flores!

 

Planta bulbos

En otoño las plantaciones de bulbos es lo más típico y adecuado. Si lo realizas bien, antes que finalice el invierno ya puedes tener las primeras flores.

Los tulipanes, el narciso o el jacinto son los tres bulbos más plantados. Pero también existen otras opciones, como el galantes, el crocus,… Decídete por el que más te guste o por el que te quede mejor en tu jardín en función del color.

Los pasos para la plantación:

– Planta a una profundidad generosa: el doble de lo que mida el bulbo.

– Cúbrelos de substrato.

– Pon una capa de gravilla pequeña.

– Protege los tiestos o zona plantada de animales.

Bulbos de otoño

Durante todo el octubre y noviembre puedes empezar con la plantación de bulbos de otoño, como los tulipanes o los narcisos. Al comprarlos mira que estén en buenas condiciones porqué así te aseguras que la plantación sea exitosa.

Unos consejos de plantación

En la maceta, acuérdate de tapar los agujeros del fondo, colocas substrato hasta la mitad de la maceta, poner los bulbos y taparlos con substrato. La plantación puede terminarse con un poco de gravilla para que los roedores no escarben en la maceta.

En el caso que quieras hacer la plantación directa al suelo, cava un poco el terreno para conseguir una cierta profundidad, colocar los bulbos y tapar con la tierra.

Y después…

Riega abundantemente después de la plantación y durante el período de crecimiento.

Si la próxima temporada quieres plantarlos de nuevo, guárdalos en un lugar oscuro, fresco, seco y ventilado.