Archivo de la etiqueta: jardín Zen

5 plantas para decorar un jardín zen

¿Te gustaría sentarte en tu jardín y relajarte? Pues lo que necesitas es diseñar un jardín zen. Estos tipos de jardines tienen una finalidad: trasmitir tranquilidad, paz, relajación. Su origen lo encontramos en la cultura japonesa.

Elementos básicos para un jardín zen

Si te gustaría diseñar un jardín zen debes conocer los elementos básicos que deben integrarlo:

1. Zona con arena o piedras de tonos claros.

2. Rocas.

3. Vegetación.

4. Agua.

Con la finalidad de crear un espacio simple pero que recree la esencia de la naturaleza.

En el caso de las plantas, te recomendaremos las 5 especies más adecuadas para recrear un jardín zen. En el caso de la zona de arena o piedras: bastará con delimitar una zona con estos materiales, incorporando rocas.

Y en lo que al agua se refiere, puedes optar por un estanque o una fuente, por ejemplo.

5 plantas para un jardín zen

1. Bambú

No se trata de un cultivo fácil, pero podemos intentarlo, ¿no?

Suelo: Necesita un suelo con un pH de 5.5-6.5. Bien drenado. Y fértil.

Riego: Plantado directamente en la tierra, necesita dos riegos a la semana, si no llueve.

Luz: Necesita mucha luz. No obligatoriamente con luz solar directa.

Plantación en maceta: Se puede hacer, pero asegúrate que el tamaño de la maceta es el adecuado ya que proliferan rápidamente.

Consejo: Para preservar su crecimiento, se aconseja poner una protección en la base del bambú -con hojas u otro tipo de mulching.

2. Arce Japonés

El arce japonés no necesita muchos cuidados, entre otros motivos porqué es una especie muy resistente. Quédate con los principales:

  • Primavera: renovar la capa superior del substrato y abonarlo.
  • Invierno: envolver el ejemplar para evitar el frío.
  • Podar ligeramente.

3. Helechos

Se dice que los helechos bien podrían ser la planta más antigua del planeta. Quizás por ello se pueden encontrar en diferentes climas: tropicales, subtropicales, mediterráneo,…

Substrato: Le va muy bien los substratos porosos, que contengan mantillo y turba. Por ejemplo, un sustrato premium.

Riego:  Le gusta la humedad, así que no le falte agua. En el interior o zonas muy calurosas, será bueno que también se realicen pulverizaciones con agua si el ambiente es seco.

Abonado: Sería ideal un abono para planta verdes. Contienen un plus de hierro, lo que favorece que las hojas luzcan más verdes.

Ubicación: Un lugar en sombra.

Luz: Mejor que no le dé el sol directo.

Temperatura: En verano, la ideal es 21ºC; en invierno toleran hasta 16ºC (para los helechos de interior).

Más consejos sobre los helechos.

4. Magnolia

También se conoce como Magnolio. Se trata de un planta de crecimiento lento que florece a finales de primavera o principios de verano. Su flor es lo más apreciado de esta especie.

Ubicación: En un lugar soleado.

Suelo: Ácido, rico en materia orgánica y bien drenado.

Clima: Templado.

Ambiente: Húmedo.

Riego:  Que no le falte, y más en verano.

Abonado: Mejor con un abono para plantas ácidas. 

VIDEO: Técnica del acodo para reproducir azaleas y magnolios

5. Musgos

Se trata de una especie que cada vez se usa más en el diseño de jardines.

Ubicación: En rocas, piedras o madera (sería el musgo terrestre).

Riego: Necesitan humedad constante.

Sol: Mejor en la sombra.

Puedes sustituir el musgo por el césped, aunque éste deberás sembrarlo en el suelo, no en rocas o piedras.  Y, claro, ya no será tan zen.  😉

Te recomendamos el siguiente enlace para saber más sobre musgos.

Estas son nuestras 5 propuestas para decorar con plantas un jardí zen. Pero también puedes optar por plantas acuáticas -si tienes estanque; la alegría; bonsáis; …

 

 

 

Anuncios

Colores en el jardín

Seguro que has oído hablar de la cromoterapia. Pues, más o menos igual, puede funcionar en nuestro jardín. ¿De qué se trata? De buscar armonía a través de las plantas, decoración y sus colores.

El amarillo, por ejemplo, es el color de la luz y la proyecta en cualquier rincón, además de significar fortuna, suerte y risa.

El azul es para dar profundidad y significa confianza, afecto, amor, tranquilidad, constancia,…

El rojo, no hay lugar a dudas, es el color perfecto para expresar alegría. Es el más excitante de los colores. Expresa peligro, pero también pasión.

El verde es más reservado. Abanderado de la esperanza, es un color del que casi no podemos prescindir en un jardín, por razones obvias. Expresa juventud, salud y frescor.

Otro color pasional es el naranja, que también refleja fiesta y placer.

El blanco es el resultado de la unión de todos los colores. Su luminosidad proporciona paz, inocencia, estabilidad, calma y armonía. Por ello, éste es el color preferido del Zen.

Finalmente, el negro, la ausencia de colores. La seriedad, nobleza, sofisticación, elegancia y poder que proporciona puede dar un toque original y particular a nuestra composición del jardín.

Escoge bien los colores de tu jardín y proyecta serenidad, pasión, poder o armonía en función de los colores que combines.