Archivo de la etiqueta: humedad

Cuidados de las orquídeas

Cada vez son más los adeptos a las orquídeas, una flor exótica muy apreciada por su belleza decorativa y su delicadeza. Sus características la hacen ideal como regalo. Pero también condicionan su cuidado.ORQUIDEA

Estos son los cuidados básicos de las orquídeas:

Riego: en función de la temperatura; alternar riego con vaporizaciones; evitar encharcamiento.
Maceta: mejor si es transparente, para que las raíces tengan luz y aumente la fotosíntesis. Mira la colección de Hana Mediterranean Concept.
Luz: mejor con mucha luz, sin que le toque directamente el sol.
Humedad: 40%
Temperatura: templada

Y usa un Substrato Orquídeas específico. Mira más productos para el cuidado de las orquídeas en FLOWER.

 

Humedad: cuidado con la roya

La roya es un hongo provocado por la humedad. Es fácil de identificar, pues en el revés de las hojas

encontraremos pústulas o bultitos de color naranja. También se puede apreciar manchas de color amarillo.

Su aparición provoca que las hojas acaben cayéndose y la planta se debilite.

Para curarlo, lo mejor es una buena prevención. Pero si el ataque ya está ahí, lo mejor es curar con un fungicida. FLOWER te aconseja el Fungicida Polivalente Sistémico.

El primer paso es cortar las hojas con roya para que no infecte el resto de la planta.

La calefacción: vigila las plantas

 

El frío ha calado ya en nuestros hogares. La calefacción empieza a caldear el ambiente. Si tienes plantas de interior cerca de los radiadores vigila que no tengan un ambiente demasiado seco.

Para evitar que hay falta de humedad, coloca un bol lleno de agua encima del radiador. El agua se convierte en vapor y mejorará la transpiración de los follajes.

De todos modos, hay algunas plantas que no les importa estar cerca de una fuente de calor. Como el potos o el filodendro.

Cambiar una planta de sitio: ¿cómo hacerlo?

Tras el verano, a veces apetece cambiar las plantas de ubicación. Ya sea para protegerlas o para cambiar un poco la decoración en el hogar que nos proporcionan.

Antes de hacerlo, procura realizar unas tareas básicas:

– Corta las partes dañadas de la planta: hojas,…

– Limpia bien las hojas de polvo.

– Si en el nuevo lugar hay falta de humedad, pulverízalas con agua.

Si a una planta no le va bien su nueva ubicación, enseguida te darás cuenta. Así que procura no descuidarlas y recolocarlas a su lugar originario si es necesario.