Un golpe de calor: ¿qué hacer?

En algunas zonas el calor ya aprieta. Así que puede ser que a tus plantas de exterior les haya dado un golpe de calor. Manchas marrones, flores marchitas e incluso tallos dañados, suelen ser síntomas de un golpe de calor en nuestras plantas.
Un fenómeno de este tipo en nuestras plantas puede acarrear graves problemas ellas –incluso la muerte del ejemplar- si no se actúa a tiempo. Así que deberemos estar atentos e ir observando nuestro jardín o terrazas para fijarnos si tenemos algún ejemplar en peligro.
El primer consejo de FLOWER es evitar que algunas plantas más delicadas estén muchas horas expuestas directamente al sol, como las camelias, los helechos y las hortensias. En cambio, aguantan muy bien el sol: los geranios, petunias, girasoles, aquileas, buganvillas,… Así que si tenemos oportunidad, las podemos cambiar de sitio si no es el adecuado.
Si no podemos desubicar las plantas que tenemos en pleno sol, deberemos optar por un plan B: usar acolchados para que el agua del riego no se evapore o bien regar más a menudo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.