Poda de rosales: tarea de marzo

Apresúrate a podar los rosales si aún no lo has hecho. Si realizas una buena poda, en primavera tus ejemplares serán vigorosos y florecerán más. No tardes en hacerlo no sea que al final sea perjudicial.

Dos consejos para hacerlo según los ejemplares: los trepadores, dejamos dos yemas en cada rama secundaria; en el caso de los rosales bajos, deja 3 yemas: y en arbustos, lo ideal es eliminar una tercera parte del ramaje. No te olvides de subsanar aquellas zonas que estén marchitas o menos vigorosas, pues si las dejas, más adelante la planta gastará demasiada energía en ellas y descuidará el resto de la planta, lo que no favorecerá nada su vigorosidad. Los brotes que nacen del patrón o portainjerto del rosal deben ser podados, ya que no dan flores y por tanto, no nos interesan.

Tras la poda, lo mejor es realizar una abonado para que no tenga carencias nutricionales, como el potasio o nitrógeno.

Recuerda: la poda de los rosales debe ser anual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .