Me quiere o no me quiere…

(Arrancar pétalo). Me quiere. (Arrencar pétalo). No quiere. (Arrencar pétalo). Me quiere. Y así sucesivamente. ¿Habéis pensado de dónde viene esta manera de sufrir para saber si el ser amado es digno de nosotros?

Se ve que las margaritas son objeto de una creencia muy curiosa de origen oriental: los jóvenes enamorados cortaban una de estas flores que aún tuviera rocío, y si permanecía fresca después de llevarla veinticuatro horas en el bolsillo, quería decir que su boda estaría colmada de dicha y felicidad. Con frecuencia, el joven al que se le marchitaba su flor prefería permanecer soltero antes que arriesgarse a llevar una vida “posiblemente” nefasta.

La margarita cuyo nombre de origen oriental, significa, “perla rara» es un símbolo del amor que a menudo hace sufrir e impacienta. Claro, si de ella depende nuestro futuro amoroso no me extraña.

Pero bueno, ¿alguien sabe lo de deshojar la margarita? 😉

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.