Archivos diarios: 19 abril, 2010

El problema del Picudo Rojo

La zona mediterránea de la Península se ha visto muy afectada por la plaga del picudo rojo. En la Región de Murcia, por ejemplo, muchos ejemplares han tenido que ser retirados con el fin de evitar la propagación de esta plaga. Desde el año 2006 hasta 2009, en Murcia se arrancaron más de 4.500 palmeras, según la Consejería de Agricultura y Agua murciana y trató más de 200.000 ejemplares afectados mediante insecticidas autorizados. El coste total de las actuaciones fue de 5 millones de euros.

En Catalunya, otro ejemplo, la Generalitat ha publicado los efectos del picudo rojo: desde 2005 hasta diciembre de 2009 se han visto afectadas 5.000 palmeras, siendo la comarca costera del Maresme la más afectada, con más de 2.600 ejemplares.

En Valencia, a principios de este 2010 el picudo rojo llegó hasta las puertas del Jardí Botànic de la Universitat de València.

Los parques públicos deberían realizar una campaña de prevención. Pero también los ejemplares de particulares deben tomar precauciones, pues la plaga se extiende con facilidad. Y sobretodo ahora en primavera.

El Picudo Rojo de la Palmera: tenemos la vacuna

FLOWER ha lanzado recientemente al mercado un producto que va acabar con la plaga del Picudo Rojo en las palmeras. Se trata del Insecticida Picudo Rojo de la Palmera, autorizado por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) y de uso doméstico.

El Insecticida Picudo Rojo de la Palmera de FLOWER es como una vacuna, pues tiene un efecto preventivo en esta especie, de origen asiático, lo que hace que su expansión sea más difícil. Pero además, por su formulación, mata huevos, larvas, capullos y adultos, con una aplicación particular en cada caso.

Preventivamente, se aconseja un tratamiento a la salida del invierno, otro en verano y uno más en otoño. La constancia es la clave del éxito.

Curativamente, una vez confirmada la sospecha de afectación realizar dos tratamientos en espacio de un mes; y seguir preventivamente con tratamientos cada dos meses.

Es probable que el propietario de las palmeras no descubra que han sido atacadas por el picudo rojo hasta que éstas mueran. Por ello, el tratamiento preventivo es importante.

En invierno, el insecto sobrevive gracias al proceso de putrefacción que se desarrolla en el interior de la palmera. Y en primavera, retoma su actividad gracias al aumento de temperatura, aunque en verano descanso, ya que no le gusta el calor.